Aumento de conductas adecuadas

TÉCNICAS DE MODIFICACIÓN DE CONDUCTA PARA LA ADQUISICIÓN Y CONSOLIDACIÓN DE COMPORTAMIENTOS ADECUADOS

4.1 Introducción

4.2 Manejo de estímulos precedentes. Cómo fomentar conductas adecuadas.

4.3 Incremento de conductas adecuadas. El manejo educativo de los reforzadores.

4.4 Mantenimiento  y consolidación de conductas adecuadas. La programación de los reforzadores.

4.1 Introducción

El objetivo de la metodología conductual es el cambio,  no sólo de las conductas manifiestamente disruptivas o molestas, sino también cualquier comportamiento por exceso, por defecto o no manifestado, que produce alteraciones en la interacción sujeto-medio, o se corre el riesgo de que éstas puedan producirse.

La metodología conductual usa técnicas y recursos que se derivan de los paradigmas de aprendizaje y que se han mostrado eficaces en los distintos ámbitos de intervención (salud mental, educación…). En el ámbito educativo son de gran utilidad tanto para situaciones de emergencia como en la propia acción pedagógica, facilitando la estructuración de la interacción educativa.

A continuación analizaremos procedimientos para fomentar conductas adecuadas a partir del manejo de la estimulación precedente.

4.2 Manejo de estímulos precedentes. Cómo fomentar conductas adecuadas.

Disposición del ambiente físico

Estructuración del aula en áreas de actividad. Objetivo: conseguir que funcione como un medio organizado de aprendizaje activo, además de incrementar la probabilidad de que las conductas adecuadas se lleven a cabo.

Las áreas de actividad se pueden diseñar y combinar, posibilitando la realización de más de una actividad a la vez. Objetivo: aumentar las posibilidades de motivación  y aprendizaje.

Flexibilidad a la hora de organizar la disposición de las mesas y sillas, según el objetivo que se persiga

Importancia de tener previsto una zona de “tiempo fuera”, dentro o fuera del aula.

Comunicación positiva

Interacción: la acción del sujeto no puede entenderse sin conocer la acción de aquello con lo que interactúa. Procesos de influencia recíproca.

Modalidades interactivas más frecuentes en la relación profesor-alumnos:

-La pseudointeracción

-La interacción asimétrica

-La interacción interdependiente simétrica.

La consolidación de la simetría interactiva como proceso de adaptación representa la culminación del proceso educativo.

Pasos a realizar en toda comunicación positiva: crear un clima de confianza, enviar mensajes claros y escuchar activamente.

Instigación verbal

Cuando las señales discriminativas son insuficientes para que se produzca una determinada conducta, se suele recurrir, de forma temporal, a facilitar la emisión de la respuesta(R) mediante una ayuda verbal en forma de descripción detallada y secuenciada de la conducta a realizar.

Una vez provocada la conducta deseada como consecuencia de la instigación verbal, se procederá a su reforzamiento.

Prerrequisito necesario para poder instigar una respuesta(R) instruccionalmente: que el sujeto sea capaz de seguir instrucciones.

Modelado

Cuando nos encontramos con sujetos que no disponen en su repertorio de la conducta requerida, o la tienen muy escasamente o no son capaces de convertir en acciones las instrucciones verbales, se puede aumentar la probabilidad de la respuesta (R) a través de la imitación de modelos verbales o motores.

Recomendaciones que optimizan el modelado:

-Modelos que compartan con el observador mayor nº de atributos.

-Modelos con prestigio para los observadores.

-Modelos competentes

-Modelos que enseñen cómo manejar el problema de aprendizaje.

-Reforzar tanto al observador como al modelo.

Otros recursos de modelado: personajes literarios, de películas o series, los juegos, el role-playing…).

Guía física

Para fomentar la emisión de una respuesta (R) en presencia del estímulo (E) apropiado suele ser suficiente con dar instrucciones, proporcionar un modelo o la combinación de las dos.

Cuando no es suficiente, la instrucción verbal debe ir acompañada de la guía física hasta que el sujeto sea capaz, de forma progresiva, de emitir la respuesta (R) requerida.

La ayuda de la guía física se irá desvaneciendo a medida que la conducta quede controlada solamente por la instrucción verbal.

Desvanecimiento de la estimulación precedente de ayuda

Procedimiento que permite que las conductas puedan llegar a mantenerse en ausencia de los estímulos (EE) discriminativos suplementarios que se utilizaron para fomentarlas.

Proceso: se van eliminando gradualmente los estímulos (EE) discriminativos de ayuda o los instigadores, hasta dejar la conducta bajo el control de los EE discriminativos naturales o apropiados a la tarea.

Se trata de una técnica muy ligada al ámbito educativo. La mayoría de los aprendizajes escolares se inician con el apoyo en modelos, en instrucciones verbales o en ambos. Los aprendizajes se consolidan y se mantienen gracias el desvanecimiento progresivo de esas ayudas. Ejemplo: aprender a realizar puzzles.

Técnica también básica en la 2ª fase de un programa de modificación de conducta, con el fin de mantener la conducta aprendida a partir de los estímulos (EE) naturales del ambiente, por el reforzamiento intrínseco o por el autocontrol.

Moldeamiento

Para enseñar nuevas conductas es fundamental:

1º) Delimitar el objetivo de aprendizaje.

2º) Conjunto de pasos sucesivamente ordenados en los que hay que dividir el objetivo final de aprendizaje (programación, a nivel didáctico).

Descomposición de las tareas complejas en pasos o metas parciales. Ejs.:  lectoescritura, cálculo, compra en una tienda, dominio de un deporte, aseo personal, instrumento musical…

Técnica del moldeamiento: disponer adecuadamente los precedentes con el fin de implantar comportamientos inexistentes en el sujeto. Permite ir fortaleciendo selectivamente los comportamientos.

Pasos en la aplicación de esta técnica:

1º) Especificar el objetivo terminal y el criterio de éxito.

2º) Analizarlo y descomponerlo en partes sucesivamente ordenadas (secuencia de aproximaciones sucesivas) de dificultad creciente.

3º) Elegir alguna conducta que ya exista en el repertorio del sujeto y que sirva de punto de partida de la secuencia.

4º) Iniciar la ejecución de ese primer paso y reforzar de continuamente los primeros ensayos. Desvanecimiento progresivo de EE discriminativos y del reforzamiento.

5º) Agregar una dificultad al paso anterior, con reforzamiento continuo y posterior desvanecimiento cuando se domine el nuevo paso.

6º) Avanzar gradualmente hasta dominar por completo la tarea.

A medida que las habilidades adquiridas van ampliando los prerrequisitos, el sujeto se hallará en mejores condiciones de ir incorporando pasos de dificultad creciente.

Importancia del uso de criterios intermedios de éxito, con el fin de conocer el grado de progreso que se va adquiriendo.

Es muy conveniente que el sujeto sea conocedor del objetivo final y del criterio de éxito, con el fin de que se pueda constituir él mismo en su propio evaluador y agente de reforzamiento.

Para aumentar la eficacia de esta técnica, se pueden añadir procedimientos ya vistos: instigación verbal, guía física y desvanecimiento.

Encadenamiento

Técnica muy parecida al moldeamiento. Se utiliza para obtener respuestas (RR) más complejas a partir de otras simples que ya se encuentren en el repertorio del sujeto.

Encadenamiento hacia delante y hacia atrás.

Primero se hace un análisis preciso de la tarea. Después se determina qué modalidad de encadenamiento es más adecuada (hacia delante o hacia atrás) y a continuación se ejecuta.

A cada eslabón practicado de la cadena le seguirá siempre el reforzamiento, de manera que cada eslabón se irá convirtiendo, por condicionamiento, en E discriminativo del siguiente y en reforzador del anterior.

El desvanecimiento de EE discriminativos se realiza igual que en el moldeamiento y puede combinarse con otros procedimientos.

Entrenamiento en generalización

Las conductas aprendidas o fortalecidas bajo unas determinadas condiciones, tendrán también una alta probabilidad de ocurrir bajo condiciones similares e incluso diferentes.

Ejemplos: aprendizaje de la lectura, aprendizaje de determinadas habilidades sociales HHSS.

No basta enseñar una habilidad para que ésta se transfiera universalmente. El proceso de generalización no suele producirse de forma espontánea. Para que ello ocurra se requiere el entrenamiento en generalización dentro del programa de intervención o del programa educativo.

Estrategias facilitadoras del proceso de generalización de aprendizajes:

Insistir para que el sujeto buque e identifique elementos comunes a la situación de aprendizaje y a la situación de generalización.

No suspender bruscamente los programas de reforzamiento.

Entrenar la conducta en situaciones estimulares diferentes, exponiendo gradualmente al sujeto a esas situaciones.

Sustituir gradualmente los reforzadores artificiales utilizados en la fase de entrenamiento por aquellos que normalmente funcionan en el contexto natural en el que se desenvuelve el sujeto.

 

4.3 Incremento de conductas adecuadas. El manejo educativo de los reforzadores.

En el apartado anterior (4.2) vimos un conjunto de procedimientos útiles para facilitar al sujeto la adquisición de conductas novedosas y adaptativas. El denominador común de todas esas técnicas es el manejo de la estimulación precedente a la conducta del sujeto.

A continuación en este apartado 4.3 vamos a ver un conjunto de procedimientos que servirán para incrementar aquellas conductas que estando presentes en el repertorio conductual del sujeto, no se realizan tanto como sería necesario para desarrollar un nivel comportamental adaptativo aceptable. Son conductas denominadas de baja frecuencia.

Reforzamiento positivo

Si a continuación de la realización de una conducta, o como consecuencia de ella, ocurre o se presenta un objeto o acontecimiento (E consecuente), produciéndose a partir de ahí un incremento o mantenimiento de la conducta, decimos que dicha conducta está siendo reforzada positivamente, y al objeto o acontecimiento se le denomina “reforzador positivo”, estableciéndose entre la conducta y el reforzador una relación de mutua dependencia (relación de contingencia) que garantiza la probabilidad de ocurrencia futura (Cidad, 1986).

El reforzamiento positivo acontece en la vida de toda persona, presentándose a menudo de forma natural y no deliberada (Ejs.: beber agua al tener sed, recibir el salario al finalizar el mes de trabajo…).

En muchas otras ocasiones dispondremos “artificialmente” el reforzamiento positivo con el objetivo de incrementar o mantener la tasa de determinadas conductas (Ejs. de reforzadores positivos: poder ver un programa de TV al finalizar una tarea, programar actividades recreativas después de estudiar, etc.)

Cuando haya que seleccionar entre los reforzadores, se hará primero entre los naturales, después entre los artificiales. Sólo cuando los naturales no resulten eficaces, se recurrirá al uso de los artificiales y dentro de éstos, desde los más secundarios o sociales a los más primarios, tangibles o biológicos.

En el desvanicimiento de la intervención se irán sustituyendo progresivamente los reforzadores artificiales por los naturales.

¿Qué puede ser un reforzador? Todo objeto, acontecimiento o acción que cambia la probabilidad de aparición futura de una determinada conducta. Toda conducta aprendida se produce y se modifica por la aplicación de reforzadores. Todas las conductas, adecuadas o inadecuadas, se aprenden porque llevan reforzadores anejos.

¿Cómo conocer las propiedades reforzantes de algo? Nunca a priori. Sólo la verificación en la práctica sirve para determinar cuando estamos ante un reforzador. Diferencias individuales. Los reforzadores se aprenden y se extinguen.

¿Dónde se localizan los reforzadores? Algunos, en el propio sujeto (autorrefuerzos). Otros, en el medio ambiente físico y social.

Qué conductas son reforzables? Todo tipo de conductas (emociales, motoras, sociales y cognitivas; conductas simples y complejas; la actividad y la pasividad…).

¿Cuántas clases de reforzadores existen? Existen varias clasificaciones en función de criterios diversos:

Reforzadores de tipo físico y social ( un juguete, una alabanza)

Reforzadores primarios y secundarios (comida, ganar un premio literario)

Reforzadores comestibles.

Reforzadores simbólicos o canjeables.

Reforzadores de actividad

Reforzadores de grupo y compañeros.

¿Cómo explotar al máximo la utilidad pedagógica de los reforzadores?

Contingencia

Inmediatez

Información

Credibilidad

Individualidad

Omisión

Reforzamiento involuntario

Atribución de recompensa

Intensidad

Proporcionalidad

Reforzamiento negativo

Procedimiento para incrementar o mantener conductas.

En el reforzamiento positivo un E (refuerzo) aparece como consecuencia de la conducta, lo que provoca que ésta se incremente.

En el reforzamiento negativo, el incremento de la conducta se debe a la desaparición o reducción de un E aversivo cuando la conducta se produce. El sujeto obtiene un alivio. Ejemplos.

El reforzamiento negativo condiciona una R de escape o evitación mediante la cual el sujeto puede liberarse o reducir los efectos de una estimulación aversiva o condición de deprivación. En el castigo no hay posibilidad de escape y la finalidad es reducir o extinguir conductas.

Esta técnica exige la presencia o amenaza previa de estimulación aversiva, por lo que su aplicación, desde el p. de v. educativo, debe hacerse con mucha precaución.

Está justificado su uso en los casos en los que los reforzadores positivos asequibles no son suficientes para motivar al sujeto o en los casos en que se necesiten contingencias de refuerzo muy poderosas para ayudarle a superar una dificultad.

Esta técnica entrena y refuerza conductas de escape e incluso agresivas, aspectos incompatibles con los objetivos educativos.

Se procede de forma similar al reforzamiento positivo, pero seleccionando previamente las condiciones aversivas o deprivativas a que va a ser expuesto el sujeto y que van a ser eliminadas mediante la realización de la conducta deseable.

Principio de PREMACK

Las conductas que realiza voluntariamente un sujeto pueden ser utilizadas como reforzadores para fortalecer otras conductas que también lleva a cabo, pero con menor frecuencia. Ejemplos.

Se utiliza para aumentar conductas de baja frecuencia. Para disfrutar de la actividad de alta frecuencia, el sujeto antes tiene que haber realizado la conducta de baja frecuencia.

Ventaja: los reforzadores potenciales se hallan presentes en las actividades habituales del sujeto, aunque hay que verificarlo.

Cuando la situación de grupo impida la realización inmediata de las actividades de alta frecuencia, se recurrirá a la administración de fichas que puedan ser canjeadas posteriormente por las actividades de alta frecuencia.

Contrato de contingencias

Acuerdo escrito entre dos o más partes en el que se especifican recíprocos requerimientos conductuales. Implica que cada parte tiene derechos y obligaciones, y que los intercambios a realizar deben hacerse de forma justa y equitativa.

Técnica inspirada en el principio de Premack.

Muy recomendables en situaciones de grave deterioro en las relaciones (profesor-alumno…), predominando la mutua desconfianza.

Esta técnica debe reservarse para comportamientos realmente problemáticos. En otras situaciones, conviene utilizar técnicas más simples.

Consideraciones básicas:

La base del contrato no es la obediencia, sino la satisfacción personal que ambas partes experimentan al ver que su esfuerzo y responsabilidad son recompensados.

Las recompensas deben ser proporcionales al esfuerzo realizado.

Ambas partes deben estar dispuestas a cumplir su tarea.

Conductas comprensibles, observables y verificables externamente.

Contrato formulado en términos positivos, constructivos, si bien se pueden especificar penalizaciones en caso de incumplimiento.

Las recompensas se darán sólo después de cumplir las condiciones.

Las recompensas se darán inmediatamente después del cumplimiento de las condiciones

El contrato inicial debe incluir aproximaciones a la meta y recompensas por éstas.

Diferentes modalidades (unilateral o bilateral), según edad de los sujetos.

El primer contrato, debe ser de duración breve (2 ó 3 días), de fácil cumplimiento.

Posibilidad de revisión mutua, en caso de dificultades

En contratos sucesivos, se irán modificando las conductas

Los cambios en el contrato suponen un nuevo contrato. Requieren mutuo acuerdo

Elaboración de un gráfico que muestre la evolución del comportamiento.

Es conveniente que en el primer contrato se pacten compromisos que no conlleven un costo muy elevado.

 

4.4 Mantenimiento  y consolidación de conductas adecuadas. La programación de los reforzadores.

Hasta ahora hemos visto técnicas y procedimientos para la adquisición de conductas nuevas y para el aumento de la frecuencia en conductas ya existentes en el sujeto.

La cuestión ahora es: ¿cómo conseguir que la conducta se sitúe en un nivel de rendimiento aceptable y constante, en las condiciones habituales del medio en el que se desenvuelve el sujeto?

El mantenimiento de las conductas adquiridas es el problema a solucionar, una vez iniciado el desvanecimiento de las contingencias de refuerzo que hasta ese momento se aplicaban de forma continua.

Lo que se pretende es encontrar fórmulas (programas) de reforzamiento que eviten la desaparición de la conducta cuando ésta se encuentra bajo condiciones de extinción –ausencia prolongada de reforzamiento- en el medio ambiente natural.

Reforzamiento intermitente

Consiste en reforzar algunas de las emisiones de la R que se intenta mantener. Ejemplos. Esto evita que la conducta se extinga por saciedad de reforzamiento (reforzamiento continuo).

Evitar la saciedad será otro objetivo básico en modificación de conducta, con el objetivo de mantener conductas bien establecidas.

Los aprendizajes realizados en condiciones de reforzamiento intermitente son más resistentes a la extinción.

Además, el reforzamiento intermitente es el vehículo para la consolidación de las motivaciones intrínsecas (refuerzo intrínseco). Ejemplos. Este es uno de los objetivos básicos de la educación formal. También es frecuente en la práctica docente.

Programa intermitente de intervalo fijo (I.F.)

Los programas de intervalo dependen del transcurso de periodos específicos de tiempo. Si este lapso de tiempo se mantiene constante, el programa se denomina de INTERVALO FIJO (I.F.). Los reforzadores se administrarán una vez transcurrido éste, siendo contingentes a la primera ejecución realizada.

Ejemplo: el maestro que decide reforzar cada diez minutos (I.F. 10) la conducta de leer de un/a alumno/a.

Gran cantidad de comportamientos y actividades escolares están sometidos a programas de reforzamiento de I.F.: los recreos, las clases de diferentes materias, las horas de entrada y salida…

Programa intermitente de intervalo variable (I.V.)

Son similares a los de intervalo fijo, con la excepción de que el lapso de tiempo es variable, no fijo. Normalmente responde a un promedio especificado.

El reforzamiento seguirá a la primera R emitida después de transcurrido el intervalo prefijado.

Ej.: el maestro decide reforzar la conducta de atención del alumno en cinco ocasiones en un intervalo de tiempo de 20 m. (en los minutos 3, 10, 12, 15 y 20) (I.V.4, promedio: 4 m.).

Programa intermitente de razón fija (R.F.)

Cuando el reforzamiento se hace contingente a un nº dado de RR, entonces estamos ante un programa de razón.

Cuando el nº de RR requeridas para que se administre el reforzador es fijo, entonces tenemos un programa de razón fija (R.F.).

Ejemplo: el maestro que refuerza al alumno/a cada dos párrafos de lectura (R.F. 2).

Programa intermitente de razón variable (R.V.)

R.V.: cuando el reforzamiento es contingente a bloques de R variables. El reforzador se administra después de la última R de cada bloque.

Ejemplo: el maestro que refuerza 5 salidas voluntarias a la pizarra, de las 15 realizadas por un/a alumno/a (2ª, 6ª, 7ª, 10ª y 15ª salidas), lo hace a un promedio de 3 salidas (R.V. 3).

Valoración general de los programas de reforzamiento

Los programas de razón garantizan tasas superiores de ejecución

Los programas variables mantienen conductas durante más tiempo

Los programas fijos suelen promover pausas después de obtenida la recompensa.

Los programas de razón variable garantizan mucha ejecución a baja cantidad de refuerzo durante mucho tiempo. Son los más adecuados.

En los programas de razón hay que vigilar el deterioro de la calidad

Los programas de razón pueden utilizarse para facilitar la transición del reforzamiento artificial al natural.

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: